Daño colateral de una crisis política – La credibilidad de las instituciones de supervisión financiera

Daño colateral de una crisis política – La credibilidad de las instituciones de supervisión financiera

Alfonso Muralles No Comments

Hay instituciones del estado cuya credibilidad es importante proteger.  El Banco de Guatemala, la Superintendencia de Bancos, el Instituto Nacional de Estadística, entre otras.  De ellas depende la confianza que como país generamos ante medidores multilaterales que califican nuestro apego a normas internacionales en el campo monetario.  Y de esas mediciones se derivan a su vez, el acceso a créditos, tasas, plazos, mecanismos de transacciones financieras.  La confianza y solvencia de las entidades que dirigen la política monetaria y supervisan y vigilan a intermediarios y usuarios del sistema financiero, así como su habilidad para detectar y castigar a quienes transgreden esas normas, son fundamentales.

El derecho a  un antejuicio se constituye para proteger a funcionarios que podrían ser atacados con acusaciones sin fundamento, espurias, políticamente motivadas y evitar que al verse envuelto en engorrosos, constantes y posiblemente innecesarios procesos judiciales, se entorpezca su labor.  Se trata pues, de establecer filtros, los que la misma ley de la materia define de diferente manera cuando el derecho de antejuicio a levantar es el de un Alcalde o el de un Diputado o Ministro, siendo mucho más severo el filtro cuando se trata del Presidente de la República.

Cuando la denuncia que se convierte en antejuicio inicia su ruta a partir de un reporte de transacción sospechosa presentado ante la autoridad competente, o sea la Intendencia de Verificación Especial de la Superintendencia de Bancos, por un banco del sistema obligado y temeroso de las multas y castigos que recibiría si no lo hace, entonces los filtros (y filtradores) que protegen al antejuiciado, deben eliminar la posibilidad de que ésta sea espuria o con motivaciones políticas.  La credibilidad de la IVE/SIB no está en tela de juicio.  No debe ponerse en tela de juicio.

La denuncia original, en todo caso, se basa en una sospecha y la persona responsable por responder tiene todo el derecho de aclararla y mientras lo hace, gozar de presunción de inocencia.

Las reglas y procedimientos deben cumplirse.  La IVE traduce el reporte bancario a denuncia ante el Ministerio Público.  Su análisis le indujo a hacerlo así y no a regresarla al banco.  El MP analiza la denuncia de la IVE, su análisis también le dirige a seguir adelante y no devolverla o denegarla de entrada y se percata de que la sospecha original cae en movimientos bancarios en las cuentas del partido oficial cuando su representante legal era el Presidente de la Republica, por lo tanto debe iniciar proceso para levantar el derecho de antejuicio que le impide investigar a profundidad lo denunciado.

Por tratarse del elevado cargo de que se trata, a los filtros anteriores se agregan, primero, la Corte Suprema de Justicia que sin duda valora el proceso recorrido y prontamente admite y traslada el expediente al Congreso de la República, en donde una Comisión Pesquisidora integrada al azar se constituye en el penúltimo filtro protector. El ultimo será el pleno.

Es lamentable que los diputados gocen de irresponsabilidad y además, la practiquen.

Comprando tiempo para el Presidente, robándole tiempo a Guatemala

Alfonso Muralles No Comments

La solicitud de antejuicio que ya paso por la Corte Suprema de Justicia rumbo al Congreso tiene su origen en 2 denuncias presentadas ante el Ministerio Publico, una por la Intendencia de Verificación Especial de la Superintendencia de Bancos, por movimientos bancarios inusuales y no justificados en cuentas bancarias del Partido Frente de Convergencia Nacional – Nación, FCN-Nación; y otra presentada por el Tribunal Supremo Electoral, relacionada con la falta de documentación financiera que permita establecer los ingresos y egresos registrados o dejados de registrar en la contabilidad del mismo partido.  Todo ello cuando era su representante legal el hoy Presidente de la Republica y por lo tanto, la única persona responsable de responder por las denuncias mencionadas.

El Congreso puede decidir comprarle tiempo al Presidente para postergar que responda por estas denuncias el 14 de enero de 2020 a las 14 horas, posiblemente con arraigo y prisión preventiva en ese preciso instante.  Esa compra de tiempo le estará robando a Guatemala dos años y medio en que podría estar sumida en una crisis provocada por la ingobernabilidad y todo lo que de ello se desprende.  Con las últimas dos semanas hemos tenido un aprobador.

Pedirle al Congreso que levante el antejuicio al Presidente para que se investiguen sus actos y omisiones como representante legal de su partido, cuando estaba en campaña, es seguir con la ruta iniciada entre mayo y septiembre del 2015, que tiene como destino la construcción de un estado de derecho sin corrupción, dentro de la institucionalidad que se sostiene en la Constitución y demás leyes y acuerdos internacionales vigentes.

El impacto de no tener cuentas claras

Alfonso Muralles No Comments

Las estadísticas como fuente necesaria para tomar decisiones correctas

El Instituto Nacional de Estadística, INE, es la entidad del estado guatemalteco que tiene la función clave de proporcionar los datos necesarios para la toma de decisiones que impactan el futuro del país. Saber cuántos somos y cómo estamos distribuidos en la geografía nacional es muy importante. La asignación de recursos y fijación de prioridades depende de ello, más que de voluntades o complacencias políticas.

Es fundamental medir las condiciones de vida de la población. Los resultados de una Encuesta Nacional de Condiciones de Vida – ENCOVI, la más reciente levantada en Guatemala fue en 2014 y conocimos sus resultados en diciembre de 2015, entre muchos otros datos, importantes todos, reportó que la familia guatemalteca, en promedio, ha ido reduciendo el número de sus integrantes. Si por mediciones anteriores sabíamos que a una familia la integraban 5.3 miembros, la ENCOVI 2014 nos corrige el dato a 4.7 y con tendencia hacia la baja. Sólo ese dato, emanado de una encuesta hecha por el mismo INE, con organizaciones independientes respaldando la solidez técnica del evento, debe haber generado un impacto en otras mediciones vinculadas con el costo de la canasta básica, por lo menos desde que se conoció el resultado.

Si el tamaño de la familia tiende a reducirse, como ha sucedido en todo el mundo, también el número de personas que ejercen un trabajo asalariado o tienen un “su” negocito, sean estos formales o informales, en una familia ya es, en promedio, más de uno, sin llegar a dos, y con tendencia al alza.
La preocupación por la sana estadística es internacional. La Coalición Global de Salarios Mínimos, Global Minimum Wages Coalition, su nombre en idioma inglés, integrada por respetadas instituciones de cobertura mundial, hizo recientemente una medición en una región de Guatemala, tal como lo viene haciendo en diferentes partes del mundo, con la intención de apoyar los esfuerzos de los trabajadores por obtener salarios justos. Toma en cuenta la combinación de contenido calórico con pertinencia cultural El alcance del resultado de dicha medición, siendo geográficamente parcial y sin pretender ser vinculante sino eminentemente referencial, sin ningún otro respaldo más que la reconocida seriedad y la puesta en juego de la reputación de los integrantes de la coalición, reportó un monto para cubrir la canasta básica de casi el 50% del monto que indica el INE.

El peso de los alimentos y bebidas que tiene para la inflación interanual guatemalteca al compararlo el mismo rubro con los otros países de Centro América es tan desproporcionadamente elevado que aparece en este escenario como otra señal de alarma.

Si el Gobierno de Guatemala y su gabinete económico; el Banco de Guatemala y la Junta Monetaria; los sistemas de pensionados de entidades descentralizadas; y otros que tienen por ley y disciplina confiar en las estadísticas oficiales están tomando decisiones basadas en información que no es certera, y si esto trae años de acumulación, la corrección de rumbo es impostergable. Inaplazable.

Remesas o exportación de servicios?

Alfonso Muralles No Comments

Cada uno de los migrantes que envía la periódica remesa para apoyar a la familia que quedó en Guatemala se convierte en un exportador de servicios personales. Solo o con el apoyo de la familia hizo una cuantiosa inversión. Se hipotecó la casa familiar. Se vendió el terrenito. Todo para juntar lo que le costó llegar a los Estados Unidos, más los enormes riesgos corridos que le pudieron costar la vida, los que son difíciles de ponerles precio, más instalarse y el tiempo para conseguir trabajo van sumándose a la inversión inicial. Amortizarla será una preocupación para aquel que empeñó hasta a la jubilación de la abuela. La mayoría.

Ya instalado Rhode Island o donde vive el primo y trabajando, sus gastos personales para la sobrevivencia y lo necesario para el transporte, constituyen el costo de operación. Eso lo tiene claro. La disciplina en el gasto para lograr la constancia en el envío de la remesa es vital pasar a engrosar la lista de guatemaltecos que informalmente exportan sus servicios personales que, con su aporte, llegarán a 8 mil millones de dólares al concluir el 2017. 10% del PIB y creciendo.

Impactan las remesas en los ingresos fiscales? Si, claro, y mucho. Mediciones sobre su destino y uso indican que los receptores son, casi en su totalidad, familias de clase media baja y de más abajo, y nomás llegan, la mayor parte se va directo al consumo, con factura C/F o de consumidor feliz. El de IVA sin retorno. Las remesas son la fuente de que permite la nueva tienda de la esquina, el segundo piso de la casa vecina y el nuevo cuarto en el patio de atrás.

Distorsionan las remesas la economía? Si y bastante. Especialmente influyen en la fortaleza de la moneda local perjudicando a los exportadores de bienes y de otros servicios, a la industria del turismo y, cerrando círculo, perjudica también al receptor de la remesa. Ya no le alcanzan los dolaritos.

Se les consideró a las remesas como un fenómeno temporal. Los migrantes dejarían de crecer en número y, con el paso del tiempo, se irían reduciendo los montos remesados. Ese momento nunca ha llegado. La curva sigue para arriba. El resultado de las elecciones en Estados Unidos de noviembre de 2016 y los tweets del candidato ganador hicieron creer que tendrían el efecto, temporal también, de crecimiento de remesas por “repatriación” de ahorros en riesgo. Tal vez. Algo.

Se ha dudado también sobre la legitimidad de algunas de las remesas por la posibilidad de que se utilicen como lavado hormiga. Y tal vez. Algo.

Otras ramas de las exportaciones de servicios, separando al turismo por tener sus propias peculiaridades como rama de la economía y sus propios mecanismos de medición, con los Call Centers “de a de veras”, y otros que procesan electrónicamente datos en Guatemala, llegarán cerca de los Mil millones, para diciembre.

Si las mediciones incorporan formal y debidamente a las remesas como parte de la realidad económica de Guatemala, con larga vida, posiblemente creciendo menos, pero creciendo, podremos saber mejor en donde estamos parados y podremos justificar o no, que el país tenga lo que tiene guardado en Reservas Monetarias Internacionales.

Las carreteras: las arterias por donde se conduce el desarrollo. cuando se puede.

Alfonso Muralles No Comments

Es una alegoría muy trillada la de comparar las carreteras de un país con su aparato circulatorio, sin embargo, salta de nuevo a la vigencia el ver, sufrir y pagar las consecuencias de tener una red vial enferma, en proceso de arrastrar al cuerpo entero a un deterioro que cuyos costos ya altísimos, son crecientes.

Cuando Jorge Ubico llegó a la Presidencia de la República, por elección popular en 1931, no había carreteras que merecieran ese nombre, había brechas para pocos carros.  Entonces se diseñó la red vial original, mucho de ella todavía en uso, dándole importancia especial a la RN1 = Ciudad de Guatemala/Frontera El Carmen pasando por Chimaltenango, Sololá, Totonicapán, Quetzaltenango y San Marcos.  Se aprovechaba la inversión con un trazo que pasara por las cabeceras departamentales.  Para el momento, esa era la ruta lógica del desarrollo.  La RN2 sería la ruta de Ciudad de Guatemala/San Cristobal Frontera.  De este trazo sobreviven la subida de Muxbal, tramos paralelos a la carretera actual entre el entronque de Muxbal, pasando por el entronque a San José Pinula, en donde Don Justo era el nombre de una tienda, y entrando a Fraijanes para bajar de allí a la Laguna del Pino.  Y así, Ubico llego hasta le RN-veintitantos.  Vale la pena mencionar la RN5, de Ciudad de Guatemala a Flores, Petén pasando por Salamá y Cobán, que no concluyó; la RN7 como primera “Transversal del Norte”: de El Estor a Huehuetenango y la RN9 de Huehuetenango a Champerico.

Con la Lógica del desarrollo en mente, en tiempo de Arbenz se construyó la Carretera del Atlántico, aunque no se le dejó terminar y que hoy en día se amplía a 4 carriles de 20 en 20 kilómetros con apoyo financiero parcial de Taiwán; con Méndez Montenegro los ramales de El Rancho a Cobán, con bajada a Salamá; de Rio Hondo a Frontera Agua Caliente, con bajada a Nuevo Anguiatú; de El Molino a Frontera Valle Nuevo.  Todas re-trazando, y ahora asfaltando, rutas ubiquistas. 

El sueño de contar con una autopista de 4 carriles de Tecún Umán a Pedro de Alvarado, la Transversal del Sur (RN6 de Ubico) que parecía hacerse realidad se ve truncado por la corrupción que no sólo detiene las obras sino inmoviliza soluciones.  No me parece correcto echarle la culpa de todo a los candados presupuestarios.  La semana pasada decía por radio el Ministro de Comunicaciones que el proceso de contratación de bacheo de carreteras, sin incluir la inmovilizada CA2, le tomará 4 meses por lo que este comenzará a ejecutarse dentro de 4 meses.  Sabiéndolo, ¿porqué no inició ese proceso hace 4 meses?  La temporada de lluvias, mal llamada invierno, tenía que llegar como lo hace todos los años.

En tiempos de Arzú vimos salir a las carreteras cuadrillas de chapeadores, eliminando la maleza que crece a los lados de las carreteras, protegiendo con ello cunetas y su labor de desagüe que protege de fracturas y baches al asfalto.  Ahora no los vemos y la maleza crece.  Las cunetas son macetas.  ¿Será que los candados también impiden la contratación de estas cuadrillas? Equipos de personal agrícola, buenos chapeadores, en época que no es zafra, cumpliendo con ese empleo temporal con otro importante cometido económico y social.

En 18 meses, más o menos, ya estaremos en campaña electoral y veremos las carreteras, puentes, piedras y paredones pintados con propaganda.  Los vasos capilares de ese aparato circulatorio tatuados con colores y símbolos de partidos que apelan al éxito de un mercadeo político de poca inteligencia.  Aunque, pensándolo bien, tal vez nos salvemos de ésta.  Los partidos también tendrán presupuestos con candados.

“Depurando” mafias

Alfonso Muralles No Comments

Hace unas semanas y a raíz de la captura del ex Viceministro de Economía, Enrique Lacs, con una orden falsa presumiblemente “tramitada” por empresarios que se sintieron afectados por medidas tomadas durante su gestión, un columnista de opinión escribió pidiendo con vehemencia la autodepuración del sector privado. Mafias empresariales les llamo. No me extrañaría que ahora a raíz de la llegada a prensa del problema de un patrono agrícola de provincia que dedujo por décadas las cuotas laborales del seguro social a sus trabajadores y no hizo el pago de éstas y, seguramente tampoco pagó las cuotas patronales correspondientes, punta de iceberg, el llamado a la autodepuración surja de nuevo.

La mala práctica de no cumplir con las leyes es desde todo punto de vista condenable. Y en tanto eso de cumplir con todas las leyes no es algo que le sale natural a la mayoría de las personas, ni siquiera el cumplir con todas las 10 de orden moral contenidas en las Tablas, para ello se han creado mecanismos de coerción, cobro y castigo que por cierto consumen cuantiosos recursos, dentro del IGSS mismo, para vigilar y obligar a que se cumplan.

Por un lado entonces tenemos empresarios inescrupulosos y por el otro, necesariamente, a empleados, funcionarios y hasta dignatarios estatales inescrupulosos también que juntos encuentran la forma saltarse el cumplimiento de las leyes y, mientras se les descubre, convencidos de que no se les descubrirá jamás, la corrupción “beneficia” a todos los involucrados. Mafias. CIACS?

¿Cómo se autodepura un sector? Llamar a la autodepuración parece no comprender que el comportamiento de los miembros de una sociedad, independientemente del sector en que se desenvuelvan es algo individual. Ignora también que no existe organización sectorial alguna en Guatemala que tenga por miembros a todos sus integrantes. ¿Se podrá acaso autodepurar el sector de las organizaciones no gubernamentales para sacar del “gremio” a aquellas, pocas supongo, que no cumplen con sus fines o falsean los reportes financieros a donantes? ¿Qué pasaría si se le exigiera autodepuración al Colegio de Abogados de Guatemala? y ese si que por ley debe tener por miembros a todos los habilitados para ejercer la profesión.

Ni siquiera a una hermandad procesional integrada por devotos cargadores se le puede culpar de falta de depuración si uno de sus miembros, aparentemente pío, resulta envuelto en actos faltos a la moral y buenas costumbres.

PERCIBIENDO GUATEMALA – cada quien desde su posición

Alfonso Muralles No Comments

Todos percibimos nuestro entorno desde una posición que nos es muy propia. Esta depende de los esfuerzos y decisiones tomadas, propias también; de las decisiones tomadas por las generaciones que nos antecedieron; de las oportunidades y herencias transmitidas. Culturales y economicas. Percepción que también es condicionada, influida, condimentada por el sexo, raza, religión del observador, por su historia y cómo se la contaron.

No es sencillo ponerse en la posición del otro para poder sentir y comprender lo que ese otro está viviendo. Y para comprendernos se debe partir de que todos los guatemaltecos tenemos mucho en común. Compartimos algunos ingredientes de vida que nos homogenizan, por lo menos en algunos peldaños de vida. Nos sabemos y entonamos el mismo Himno. Si además residimos en Guatemala, compartimos temblores y clima. Los migrantes no los sienten pero están pendientes. Si además dentro de Guatemala vivimos en la Capital y su región metropolitana, compartimos también el tráfico, aunque desde diferentes asientos. Compartimos una larga lista de gustos, sonoros y gastronómicos, y muchas aficiones y temores.

No es fácil pero es necesario hacer el esfuerzo por comprendernos como país, algo especialmente indispensable para aquellos que están en posiciones privilegiadas que les permite influir. Saltan en primera línea quienes ejercen funciones públicas y la política. También los que tienen púlpito y los que tienen audiencia o lectores. Los colocados en el liderazgo empresarial tanto como los del liderazgo obrero, organizado o no; liderazgo campesino, organizado o no. Liderazgo ambiental y cooperativo.

En el país en que hace tan solo una generación le entró a dirimir por la vía del enfrentamiento armado las diferencias sobre la ruta hacia una sociedad mejor, le resulta lamentablemente natural, todavía, la ubicación en posiciones extremas a todo el mundo, tanto a los que sobrevivieron el conflicto como a los que no lo vivieron pero heredaron sus historias y vivencias, acentuadas si se perdieron las vidas de seres queridos o se experimentaron y padecieron eventos que profundizaron y prolongaron heridas.

Es fundamental darse cuenta de que a estas alturas del partido, promover la destrucción del otro es, en última instancia, un acto suicida. Un guatemalicidio.

En el abandonar las posiciones extremas se inicia el proceso del encuentro que permite construir. Aprendiendo y conociendo. Buscando. Tendiendo puentes. Aquel a quien desde un punto de vista se le percibía comunista, resulta que en realidad su actuación es movida por la justicia social. Es de izquierda, sí, pero no extrema. Y aquel a quien desde el otro se le percibía fascista, resulta que su actuación, en realidad, es movida por la libre empresa. Es de derecha, sí, pero no extrema. Y la justicia social y la libre empresa saben convivir. Se requiere voluntad y educación.

En ese ambiente hostil es refrescante encontrar por las redes sociales a Nómada, un periódico digital de izquierda, promoviendo un proyecto compartido con CBC, una empresa guatemalteca entre las más grandes productoras de bebidas del continente. Copatrocinan un video que muestra las bondades de una industria que recicla fibras textiles. Ambientalmente responsables todos.

Bien por los dos. Bien por Guatemala.

¿Cuál es el salario mínimo para un profesional?

Alfonso Muralles No Comments

Hace unas pocas semanas, una dependencia gubernamental publicó en un diario impreso información sobre una plaza disponible para un profesional colegiado, para trabajar con sede en un municipio del interior.  Más interior que San José del Golfo.  El salario a devengar por quien aceptara las condiciones y llenara la lista de requisitos no llegaba a los Q3,500 mensuales.  Andaba cerca.

Ignoro las regulaciones vinculadas con el Servicio Civil vigente así que la lectura la hago desde mi condición de trabajador del sector privado y doy por sentado que la dependencia ofrece lo que ofrece cumpliendo con las normas sobre los salarios que para un profesional que aplican para una responsabilidad dada.  Creo, además, que estas normas o reglamentos deben tener como parámetro el salario mínimo que debe pagar el sector privado a un trabajador, sea éste profesional o no, por 45 horas laborales semanales, o sea Q2,400 mensuales, redondeando la cifra.

El costo de la canasta básica familiar, teniendo como ejemplo una familia con un promedio de 6 miembros, se espera que lo cubran 2 adultos que trabajan y la abuelita pensionada del IGSS,  mientras que los 3 menores se preparan para, por lo menos, aspirar a ganar un poco más que sus progenitores.  La aspiración de hacerse profesional, con la consecuente prolongación del subsidio familiar, para poder llegar a ganar Q3,500 con el gobierno no parece ser un aliciente significativo.  Mejor estudio inglés y entro a trabajar a un Call Center en que gane arriba de Q5,000 mensuales, podría pensar un joven en esta situación.

Volviendo al anuncio que ofrecía la plaza mencionada, el cual me había merecido un comentario en tertulia familiar, tuvo repercusiones.  Un par de semanas después de su aparición en prensa, posiblemente el tiempo que demoró la colegiada discusión para tomar la decisión de ventilar abiertamente el disgusto generado y su redacción en tono mesurado, como corresponde, el colegio profesional salió en defensa de su dignidad gremial y publicó un comunicado solicitándole al gobierno, bueno, más concretamente, a la dependencia con la plaza vacante, que ofrezca salarios que vayan en concordancia con la formación profesional exigida como requisito para ocuparla.

No sé si se presentaron candidatos.  Muchos o pocos.  Posiblemente al momento que escribo estas líneas, la plaza ya este ocupada.  Posiblemente por un universitario recién egresado, residente en el municipio, buscando escribir las primeras líneas en su hoja de vida.  Además, la colegiatura profesional viene con bono salarial que algo ayuda. Y ya se quiere casar y la novia trabaja como receptora en la agencia bancaria de a la vuelta, ganando menos.

Nunca es tarde para estudiar inglés.

Sin representatividad

Alfonso Muralles No Comments

En ningún momento pongo en duda que todos los guatemaltecos que se pronuncian (y los que no se pronuncian también) en favor o en contra de las reformas constitucionales propuestas, sienten un profundo amor por su país y les preocupa sinceramente su futuro. Que al respecto hayan posiciones opuestas y que éstas se manifiesten abiertamente, que se les trate de defender con posiciones inevitablemente ancladas en la diversidad cultural, social, económica y hasta política, es sano. Es lo normal en una democracia.

Sin embargo, aquí parece llevarse casi tan pronto se inicia una discusión, hacia un enfrentamiento ideológico un tanto trasnochado que no permite avanzar en la búsqueda de consensos y que genera desinformación y confusión en el espectador medianamente informado y hartazgo y lamentable desinterés en los que antes que seguir los vaivenes parlamentarios, tienen que fajarse a tiempo completo en el trabajo diario y la información, si se le puede llamar así, les llega por deshilvanados pushitos por el “face”.

Es un serio problema la falta de representatividad en el Congreso de la República. Esos grupos de guatemaltecos enfrentados debieran ser visibles, al igual que cualquier otro grupo con otras posiciones, en el debate parlamentario. Y ante la ausencia de debate, por incapacidad o por temor, de poco o nada sirven las barras encendidas y los plantones con pancartas y consignas. Se puede llegar a consensos, como el que ya existía a principios de febrero pasado, que parecía avanzar al retirarse el tema de la jurisprudencia indígena, pero esos consensos no sirven de mucho. Es evidente que una bancada que recibe presión de un lado y del otro, no opta. Se inmoviliza. Se ausenta o juega al ratón y al gato con el quorum.

Constitucionalmente se deben esperar 2 años y medio para poder cambiar las cosas. O tal vez menos al avanzar los múltiples antejuicios ya encaminados o los trámites de cancelación de partidos. Nuevas personas, aun cuando puedan ser producto de malas prácticas políticas tradicionales, pueden traer nuevos vientos.

¿Qué no hay prisa? No es cierto. Si hay prisa. Cada día que pasa nos polarizamos más.

Me duele Petén

Alfonso Muralles No Comments

Más fuerte es el dolor cuando uno más quiere.

Aficionado a los mapas desde niño, recuerdo que había un mapa de Guatemala, a colores, con dibujos de los atractivos y los productos de cada departamento.  Al grandote Petén, con un tercio de nuestra geografía, le cabían animales salvajes, árboles de maderas preciosas siendo cortados y con troncos apilados rumbo al aserradero, árboles de chico zapote con chicleros subidos haciendo la serie incisiones para recolectar la savia.  Me encantaba el mapa y toda la información que de él se obtenía.  Al Mar Caribe se le llamaba Océano Atlántico y Belice era British Honduras y, al igual que los otros países vecinos, no tenía color ni información otra que no fuera el nombre oficial.  Creo que todavía hay uno de esos mapas colgado en la recepción del Hotel Mayan Inn en Chichicastenango.

Otra fuente de información temprana, no académica, fueron los sellos.  Las estampillas de correo.  Y me llamó la atención una serie de sellos emitidos en la segunda mitad de la década de 1940’s, de los tiempos del Doctor Arévalo, en la que se mostraba la fundación de la Colonia Agrícola Poptún, como prueba de la voluntad y decisión gubernamental de colonizar y hacer agrícolamente productivo al Petén, yendo más allá de la extracción forestal.  Años más tarde se le miraría al Petén como el granero de Centro América y el FYDEP (Fomento y Desarrollo de El Petén) distribuiría parcelas de 15 caballerías.

La migración campesina a Petén se estimula y la frontera agrícola se corre día a día.  Una región con vocación forestal y no agrícola, por su suelo kárstico de poca capa fértil, se iría deforestando y deteriorando al pretender hacerle productor del maíz agotador de suelos en áreas que irían transformando después de ganadería extensiva y que hoy se utilizan para la palmicultura.

Afortunadamente Petén es también el lugar en dónde se encuentran maravillosos sitios arqueológicos mayas y su atractivo turístico le concede la oportunidad del desarrollo de fuentes de trabajo en turismo.  Afortunadamente también se creará el Parque Nacional Tikal con sus 500 kilómetros cuadrados y más tarde se crearán otros parque y reservas naturales, la mayoría dentro de la Reserva de Biosfera Maya.

Pero su ubicación privilegiada con fronteras, selva y ríos, y la escasa presencia del estado, serán también el acicate para convertirlo en ruta de comercio ilegal de ….  todo!  De artefactos producto de la depredación arqueológica,  se animales en peligro de extinción,  de drogas en tránsito en un sentido y efectivo en el otro, de migrantes en la búsqueda de ir más al norte.

Los incendios provocados dan dolor.  A la naturaleza que se destruye le tomará su tiempo regenerar, si se le deja en paz.  La naturaleza también pide justicia.  También pide paz.