Economía

La nueva CBA o seguir postergando una corrección definitiva

Alfonso Muralles No Comments

Hay instituciones técnicas del estado cuya apoliticidad es fundamental y por ello se rigen por leyes específicas y tienen, generalmente, por órgano supremo una Junta Directiva con representación de diferentes sectores que aportan sus análisis técnicos y perspectivas que deben incidir en sus decisiones y la información pública que de ellas emana.  Entre estas instituciones el Banco de Guatemala – BANGUAT – debe ser la más apreciada y al tener a su cargo la Política Económica, Cambiaria y Crediticia juega un papel crucial en nuestras vidas.

Otra de estas instituciones debería ser el Instituto Nacional de Estadística – INE.  Su importancia, no muy reconocida por la población en general, es tal que las decisiones que toma el BANGUAT y su órgano superior, la Junta Monetaria, son seriamente influidas por la certeza y confianza de la información que provee el INE.  A pesar de que el INE cuenta con una junta directiva multisectorial, el hecho de que su Gerencia es nombrada discrecionalmente por la Presidencia genera un espacio de injerencia política no deseable ni recomendable para una institución eminentemente técnica.

Fue así como en 2008 y por lo que se supone una orden superior con motivaciones políticas, se introdujo al cálculo de la Canasta Básica Alimentaria – CBA – una fórmula incrementadora artificial del índice de precios que, al irse acumulando con el paso del tiempo, ya para 2011 era más que evidente y para 2015 el INE decidió dejar de publicar precios.  Dicen las autoridades actuales que en 2013 y 2015 intentaron implementar una corrección pero ésta les fue bloqueada por órdenes superiores con motivaciones políticas, nuevamente.

Las decisiones en Política Económica, Cambiaria y Crediticia tomadas por el Banco de Guatemala hubieran sido otras!

Foto de https://www.mayanhands.org/

Al comprobarse hace 4 meses que el listado de 26 productos que integran la CBA, en los pesos y cantidades exactas utilizadas para su medición se podían adquirir en un supermercado capitalino por menos de la mitad del valor establecido por el INE, y hacerse público, se desató un proceso que se esperaba llevara a su corrección sobre bases técnicas, como debe ser.

En principio, la aceptación por parte del INE de que el precio a septiembre de 2017 de la CBA, antes de cualquier corrección o actualización (como le prefiere llamar el INE), era de Q 2,004 y no los Q. 4,211 que reportaba, fue esperanzador.   También lo fue la aceptación de aplicarle a la CBA como número de integrantes de la familia guatemalteca la cifra 4.77, en lugar de los 5.38 anteriores.  Esto en base a su propia Encuesta de Condiciones de Vida – ENCOVI – del 2015.  La aceptación de los Q 2,004 más la reducción de la familia, implicaba la aceptación, también, de una reducción de la CBA a Q. 1,748.  El proceso parecía ir por buen camino y la esperanza de llegar a una medición de la CBA técnica y realmente establecida, creció.

Pero solo fue un alegrón.  El INE anuncio a fin de octubre una nueva CBA en la que modificó y amplió la lista de 26 productos, lo cual parece correcto pues, tras 22 años de vigencia de la composición de la lista, la familia guatemalteca no solo de redujo a 4.77 miembros sino que cambió patrones de consumo de alimentos como lo son la inclusión en la dieta (esto no es con fines de buena nutrición sino el reflejo de una realidad) de sopas instantáneas de vaso, y la ingesta de más aguas gaseosas, ahora tomando más del litro mensual que venía incluido en la lista anterior.   La nueva CBA anunciada se estableció en Q 3,475.  O sea que de una aceptación pocas semanas antes de una CBA de Q 1,748 (Q. 2,004 para familia de 5.38 corregida a familia de 4.77) subió Q 1,727.  Casi el doble!

Este incremento se pretende justificar con el previamente mencionado cambio en la lista de productos y sus medidas, ahora incluye también el aguacate y la avena, por ejemplo; y se agrega un monto mensual al estimar (una estimación oficial) que la familia promedio guatemalteca, urbana y rural, ladina o indígena, consume alimentos fuera del hogar por aproximadamente Q.1,000 mensuales. Y estimando que esos Q.1,000 mensuales compran 168 calorías diarias por miembro de la familia.  Además, se incrementa el número de calorías diarias por persona, mucho más arriba (al sumar el consumo de alimentos en casa más el consumo en la calle) de las que se recomiendan con fines nutricionales.  Dejando, finalmente, unos Q. 257 mensuales sin justificación alguna.

Esto es inaceptable.  El glorioso momento de aceptar y corregir por parte de autoridades actuales, desvinculadas de las que pudieron haber introducido la formula perversa, con fines igualmente perversos, lo han dejado pasar, postergando una solución definitiva con consecuencias graves para Guatemala.

Contar pronto con información estadística confiable, es bueno para todos.  Nadie que acepte esto puede oponerse a contar con la correcta y certera CBA y los consecuentes beneficios.

500 años de tráfico (Parte 2 y final)

Alfonso Muralles one comments

(Publicación de mi autoría en Revista Crónica en octubre 1992, siendo Presidente de la Asociación de Rescate y Conservación de Vida Silvestre -ARCAS- con motivo de los 500 años de la llegada de Colón a América)

Parte 2 de 2 – Ir a la primera parte

Tomado de Kids Britannica

Se inició, pues, en la última década del siglo XV, un intercambio genético que marcó este mundo de tal forma que bien podemos hablar del antes y el después del transatlántico lleva-y-trae.  Animales, plantas, humanos y enfermedades fueron y vinieron.  Se aclimataron en otras latitudes.  Modificaron fuerzas políticas y económicas, patrones culturales y alimenticios.

Pero no todo lo que fue volvió.  Las utilidades se quedaron de un solo lado y la gran empresa que representó la conquista del mundo, y su puesta al servicio de un puñado de metrópolis, la financiaron recursos humanos y naturales del otro lado, que no vio ni un centavo de las ganancias que la empresa generó.

Múltiples expediciones cruzando los océanos demandaron madera para construcción de barcos, la que salió de bosques tropicales.  Nuevas plantaciones de caña de azúcar y algodón demandaron tierra, bosques y esclavos.  Siglos de acumulación de guano en costas peruanas fertilizaron campos europeos.  Se agotaron inmensas minas de plata.

Y se siguieron dando muestras de riqueza e ignorancia.  A guacamayas y loros se agregaron tucanes y monos como mascotas.  Los abrigos de pieles se convirtieron en símbolos de elegancia.  Cinchos y botas de pieles de lagarto o culebra identifican al distinguido hombre de campo.  Un mueble de caoba no tiene igual.

Y de todo esto van 500 años.  Aniversario que no puede pasar desapercibido para quien trabaja en conservación.  Como tampoco puede pasar desapercibido que hay sectores de la población campesina que subsisten por ser eslabones de una cadena de tráfico internacional de especies en peligro de extinción, cuyo comercio es regulado por tratados internacionales que se van aplicando de acuerdo con las prioridades de las agendas políticas y presupuestales de los países afectados.  Eta población campesina constituye un eslabón débil, pues lo hace por subsistencia.  Mal se haría en castigar alq ue vende una perica y con ello obtiene dinero para alimentar a su familia.  Él lo hace por pobreza e ignorancia.  Esta se combate con programas de educación dirigidos a generar conciencia y proveer conocimientos que permitan, con el apoyo del Estado y de organizaciones privadas de conservación y desarrollo, actividades alternativas que busquen, más allá de la subsistencia, la creación de un excedente económico como mecanismo para salir de la pobreza.

Inserta en una economía de mercado que no logra integrar dentro de su dinámica a grandes mayorías, la conservación no puede hacerse dejando de tomar en cuenta a la población de comunidades que tradicionalmente han vivido de la depredación de recursos naturales.

No es difícil, dicho nuevamente, vincular los 500 años con la conservación.  Si ha habido quienes han hablada del encuentro de dos mundos, no hay que olvidar que el mundo es y ha sido siempre uno.

Desde un punto de vista conservacionista no se busca condenar a Colón, quien, por su intrepidez, bien podría merecer un reconocimiento, sin llegar, por supuesto, a la santidad que le pretendiera otorgar hace 100 años León XIII (sí, el de la Rerum Novarum)  España, en cambio, merece una condena.  No por algo de hace cinco siglos, sino por ser hoy, por cierta permisividad aduanera, la puerta de Europa para el tráfico de especies de fauna tropical.

Es así como el aniversario se vuelve propicio para llamar a la reflexión y despertar una que otra conciencia.  Debe servir para analizar problemas de hoy, a los que una V Centenaria perspectiva permite abordarlos desde otros ángulos.

 

Viene de Parte 1

500 años de tráfico (Parte 1)

Alfonso Muralles one comments

(Publicación de mi autoría en Revista Crónica en octubre 1992, siendo Presidente de la Asociación de Rescate y Conservación de Vida Silvestre -ARCAS- con motivo de los 500 años de la llegada de Colón a América)

Parte 1 de 2  – Ir a la parte 2

Foto tomada de Blogistar

El 500 aniversario de la llegada de Cristóbal Colón a América se ha convertido en una coyuntura a ser aprovechada y en una oportunidad de expresarse para grupos indigenistas, Iglesia Católica, iglesias protestantes, políticos, y otros.  En América Latina en general, pero especialmente en aquellos países con presencia de población “india”, así llamada por el error original de Colón, el tema de los 500 años ha movilizado expresiones que van desde la celebración por cinco siglos de cristianización hasta la condena por cinco siglos de explotación y sus consecuentes cinco siglos de resistencia.

Estas posiciones altamente politizadas han enfrentado sectores y creado un ambiente que, por ser de confrontación, ha auyentado a otros grupos que también debieran expresarse, con referencia específica a las organizaciones de conservación del medio ambiente o ecologistas.

No es difícil entablar un vínculo entre los 500 años y la conservación.  Basta con echar un vistazo a lo sucedido a Colón durante su primer viaje, teniendo como fuente su diario.  En él, el Almirante describe con asombro la naturaleza que vio, recoge muestras para llevar ante la Corte de los Reyes Católicos, entre las cuales llevaba guacamayas verdes, hoy extintas en Guatemala, pieles de culebras y lagartos de tamaño nunca visto por ojos europeos, dando con ello el banderazo de salida a 500 años de tráfico de especies.

Vale la pena que reflexionemos sobre este hecho.  En su diario, Colón no escatima comentarios de asombro al describir la vegetación exhuberante, las raras y coloridas aves, las doradas pieles de los indios y también los dorados metales con los que se ornamentaban.  Evidentemente extasiado ante tan maravillosa visión, por un lado el Colón investigador y por otro el Colón comandante de real expedición, se dedicó a recoger y coleccionar pruebas que dieran credibilidad a su narración, entre las que incluyó humanos, animales, plantas y metales que, sumadas a fantasiosas leyendas de riquezas, despertaron incontrolables codicias.

¡Cómo sería de ilustrativo el muestrario que, en su segundo viaje, la expedición del Almirante la integraban diecisiete barcos!  Así se convertía el palacio de Ferando e Isabel de Aragón y Castilla en la primera residencia en donde exóticas y decorativas guacamayas eran muestra de riqueza e ignorancia, igual que ahora.

Riqueza que se muestra cuando, independientemente de lo que se pague por las mascotas, se está pagando por poseer en calidad de decoración una vida, teniéndola fuera de su medio, atentando contra todas las reglas de la naturaleza;  cuando los precios son elevados porque, para que una guacamaya llegue a cumplir su función decorativa en un hogar europeo o norteamericano, en el camino mueren su madre y cinco hermanos;  cuando los precios siguen subiendo porque cada vez les es más difícil a los depredadores detectar los nidos, y a las capturas desmedidas se agrega la destrucción de los bosques donde habitan;  cuando no importa que los precios suban, si, para el comprador, guacamaya y vehículo último modelo son símbolo de alta solvencia económica.

La ignorancia se muestra cuando, además de quienes pretenden desconocer todo lo anterior, aparecen aquellos que, en nombre de un amor mal entendido por los animales, se olvidan de que su lugar no es dentro de una jaula, por limpia y bien atendida que se encuentre;  o aquellos que les encanta exhibir naturaleza en calidad de alfombra, objetos de coral o trofeos de caza.

Sigue en la Parte 2

El impacto de no tener cuentas claras

Alfonso Muralles No Comments

Las estadísticas como fuente necesaria para tomar decisiones correctas

El Instituto Nacional de Estadística, INE, es la entidad del estado guatemalteco que tiene la función clave de proporcionar los datos necesarios para la toma de decisiones que impactan el futuro del país. Saber cuántos somos y cómo estamos distribuidos en la geografía nacional es muy importante. La asignación de recursos y fijación de prioridades depende de ello, más que de voluntades o complacencias políticas.

Es fundamental medir las condiciones de vida de la población. Los resultados de una Encuesta Nacional de Condiciones de Vida – ENCOVI, la más reciente levantada en Guatemala fue en 2014 y conocimos sus resultados en diciembre de 2015, entre muchos otros datos, importantes todos, reportó que la familia guatemalteca, en promedio, ha ido reduciendo el número de sus integrantes. Si por mediciones anteriores sabíamos que a una familia la integraban 5.3 miembros, la ENCOVI 2014 nos corrige el dato a 4.7 y con tendencia hacia la baja. Sólo ese dato, emanado de una encuesta hecha por el mismo INE, con organizaciones independientes respaldando la solidez técnica del evento, debe haber generado un impacto en otras mediciones vinculadas con el costo de la canasta básica, por lo menos desde que se conoció el resultado.

Si el tamaño de la familia tiende a reducirse, como ha sucedido en todo el mundo, también el número de personas que ejercen un trabajo asalariado o tienen un “su” negocito, sean estos formales o informales, en una familia ya es, en promedio, más de uno, sin llegar a dos, y con tendencia al alza.
La preocupación por la sana estadística es internacional. La Coalición Global de Salarios Mínimos, Global Minimum Wages Coalition, su nombre en idioma inglés, integrada por respetadas instituciones de cobertura mundial, hizo recientemente una medición en una región de Guatemala, tal como lo viene haciendo en diferentes partes del mundo, con la intención de apoyar los esfuerzos de los trabajadores por obtener salarios justos. Toma en cuenta la combinación de contenido calórico con pertinencia cultural El alcance del resultado de dicha medición, siendo geográficamente parcial y sin pretender ser vinculante sino eminentemente referencial, sin ningún otro respaldo más que la reconocida seriedad y la puesta en juego de la reputación de los integrantes de la coalición, reportó un monto para cubrir la canasta básica de casi el 50% del monto que indica el INE.

El peso de los alimentos y bebidas que tiene para la inflación interanual guatemalteca al compararlo el mismo rubro con los otros países de Centro América es tan desproporcionadamente elevado que aparece en este escenario como otra señal de alarma.

Si el Gobierno de Guatemala y su gabinete económico; el Banco de Guatemala y la Junta Monetaria; los sistemas de pensionados de entidades descentralizadas; y otros que tienen por ley y disciplina confiar en las estadísticas oficiales están tomando decisiones basadas en información que no es certera, y si esto trae años de acumulación, la corrección de rumbo es impostergable. Inaplazable.

Remesas o exportación de servicios?

Alfonso Muralles No Comments

Cada uno de los migrantes que envía la periódica remesa para apoyar a la familia que quedó en Guatemala se convierte en un exportador de servicios personales. Solo o con el apoyo de la familia hizo una cuantiosa inversión. Se hipotecó la casa familiar. Se vendió el terrenito. Todo para juntar lo que le costó llegar a los Estados Unidos, más los enormes riesgos corridos que le pudieron costar la vida, los que son difíciles de ponerles precio, más instalarse y el tiempo para conseguir trabajo van sumándose a la inversión inicial. Amortizarla será una preocupación para aquel que empeñó hasta a la jubilación de la abuela. La mayoría.

Ya instalado Rhode Island o donde vive el primo y trabajando, sus gastos personales para la sobrevivencia y lo necesario para el transporte, constituyen el costo de operación. Eso lo tiene claro. La disciplina en el gasto para lograr la constancia en el envío de la remesa es vital pasar a engrosar la lista de guatemaltecos que informalmente exportan sus servicios personales que, con su aporte, llegarán a 8 mil millones de dólares al concluir el 2017. 10% del PIB y creciendo.

Impactan las remesas en los ingresos fiscales? Si, claro, y mucho. Mediciones sobre su destino y uso indican que los receptores son, casi en su totalidad, familias de clase media baja y de más abajo, y nomás llegan, la mayor parte se va directo al consumo, con factura C/F o de consumidor feliz. El de IVA sin retorno. Las remesas son la fuente de que permite la nueva tienda de la esquina, el segundo piso de la casa vecina y el nuevo cuarto en el patio de atrás.

Distorsionan las remesas la economía? Si y bastante. Especialmente influyen en la fortaleza de la moneda local perjudicando a los exportadores de bienes y de otros servicios, a la industria del turismo y, cerrando círculo, perjudica también al receptor de la remesa. Ya no le alcanzan los dolaritos.

Se les consideró a las remesas como un fenómeno temporal. Los migrantes dejarían de crecer en número y, con el paso del tiempo, se irían reduciendo los montos remesados. Ese momento nunca ha llegado. La curva sigue para arriba. El resultado de las elecciones en Estados Unidos de noviembre de 2016 y los tweets del candidato ganador hicieron creer que tendrían el efecto, temporal también, de crecimiento de remesas por “repatriación” de ahorros en riesgo. Tal vez. Algo.

Se ha dudado también sobre la legitimidad de algunas de las remesas por la posibilidad de que se utilicen como lavado hormiga. Y tal vez. Algo.

Otras ramas de las exportaciones de servicios, separando al turismo por tener sus propias peculiaridades como rama de la economía y sus propios mecanismos de medición, con los Call Centers “de a de veras”, y otros que procesan electrónicamente datos en Guatemala, llegarán cerca de los Mil millones, para diciembre.

Si las mediciones incorporan formal y debidamente a las remesas como parte de la realidad económica de Guatemala, con larga vida, posiblemente creciendo menos, pero creciendo, podremos saber mejor en donde estamos parados y podremos justificar o no, que el país tenga lo que tiene guardado en Reservas Monetarias Internacionales.

Las carreteras: las arterias por donde se conduce el desarrollo. cuando se puede.

Alfonso Muralles No Comments

Es una alegoría muy trillada la de comparar las carreteras de un país con su aparato circulatorio, sin embargo, salta de nuevo a la vigencia el ver, sufrir y pagar las consecuencias de tener una red vial enferma, en proceso de arrastrar al cuerpo entero a un deterioro que cuyos costos ya altísimos, son crecientes.

Cuando Jorge Ubico llegó a la Presidencia de la República, por elección popular en 1931, no había carreteras que merecieran ese nombre, había brechas para pocos carros.  Entonces se diseñó la red vial original, mucho de ella todavía en uso, dándole importancia especial a la RN1 = Ciudad de Guatemala/Frontera El Carmen pasando por Chimaltenango, Sololá, Totonicapán, Quetzaltenango y San Marcos.  Se aprovechaba la inversión con un trazo que pasara por las cabeceras departamentales.  Para el momento, esa era la ruta lógica del desarrollo.  La RN2 sería la ruta de Ciudad de Guatemala/San Cristobal Frontera.  De este trazo sobreviven la subida de Muxbal, tramos paralelos a la carretera actual entre el entronque de Muxbal, pasando por el entronque a San José Pinula, en donde Don Justo era el nombre de una tienda, y entrando a Fraijanes para bajar de allí a la Laguna del Pino.  Y así, Ubico llego hasta le RN-veintitantos.  Vale la pena mencionar la RN5, de Ciudad de Guatemala a Flores, Petén pasando por Salamá y Cobán, que no concluyó; la RN7 como primera “Transversal del Norte”: de El Estor a Huehuetenango y la RN9 de Huehuetenango a Champerico.

Con la Lógica del desarrollo en mente, en tiempo de Arbenz se construyó la Carretera del Atlántico, aunque no se le dejó terminar y que hoy en día se amplía a 4 carriles de 20 en 20 kilómetros con apoyo financiero parcial de Taiwán; con Méndez Montenegro los ramales de El Rancho a Cobán, con bajada a Salamá; de Rio Hondo a Frontera Agua Caliente, con bajada a Nuevo Anguiatú; de El Molino a Frontera Valle Nuevo.  Todas re-trazando, y ahora asfaltando, rutas ubiquistas. 

El sueño de contar con una autopista de 4 carriles de Tecún Umán a Pedro de Alvarado, la Transversal del Sur (RN6 de Ubico) que parecía hacerse realidad se ve truncado por la corrupción que no sólo detiene las obras sino inmoviliza soluciones.  No me parece correcto echarle la culpa de todo a los candados presupuestarios.  La semana pasada decía por radio el Ministro de Comunicaciones que el proceso de contratación de bacheo de carreteras, sin incluir la inmovilizada CA2, le tomará 4 meses por lo que este comenzará a ejecutarse dentro de 4 meses.  Sabiéndolo, ¿porqué no inició ese proceso hace 4 meses?  La temporada de lluvias, mal llamada invierno, tenía que llegar como lo hace todos los años.

En tiempos de Arzú vimos salir a las carreteras cuadrillas de chapeadores, eliminando la maleza que crece a los lados de las carreteras, protegiendo con ello cunetas y su labor de desagüe que protege de fracturas y baches al asfalto.  Ahora no los vemos y la maleza crece.  Las cunetas son macetas.  ¿Será que los candados también impiden la contratación de estas cuadrillas? Equipos de personal agrícola, buenos chapeadores, en época que no es zafra, cumpliendo con ese empleo temporal con otro importante cometido económico y social.

En 18 meses, más o menos, ya estaremos en campaña electoral y veremos las carreteras, puentes, piedras y paredones pintados con propaganda.  Los vasos capilares de ese aparato circulatorio tatuados con colores y símbolos de partidos que apelan al éxito de un mercadeo político de poca inteligencia.  Aunque, pensándolo bien, tal vez nos salvemos de ésta.  Los partidos también tendrán presupuestos con candados.

¿Cuál es el salario mínimo para un profesional?

Alfonso Muralles No Comments

Hace unas pocas semanas, una dependencia gubernamental publicó en un diario impreso información sobre una plaza disponible para un profesional colegiado, para trabajar con sede en un municipio del interior.  Más interior que San José del Golfo.  El salario a devengar por quien aceptara las condiciones y llenara la lista de requisitos no llegaba a los Q3,500 mensuales.  Andaba cerca.

Ignoro las regulaciones vinculadas con el Servicio Civil vigente así que la lectura la hago desde mi condición de trabajador del sector privado y doy por sentado que la dependencia ofrece lo que ofrece cumpliendo con las normas sobre los salarios que para un profesional que aplican para una responsabilidad dada.  Creo, además, que estas normas o reglamentos deben tener como parámetro el salario mínimo que debe pagar el sector privado a un trabajador, sea éste profesional o no, por 45 horas laborales semanales, o sea Q2,400 mensuales, redondeando la cifra.

El costo de la canasta básica familiar, teniendo como ejemplo una familia con un promedio de 6 miembros, se espera que lo cubran 2 adultos que trabajan y la abuelita pensionada del IGSS,  mientras que los 3 menores se preparan para, por lo menos, aspirar a ganar un poco más que sus progenitores.  La aspiración de hacerse profesional, con la consecuente prolongación del subsidio familiar, para poder llegar a ganar Q3,500 con el gobierno no parece ser un aliciente significativo.  Mejor estudio inglés y entro a trabajar a un Call Center en que gane arriba de Q5,000 mensuales, podría pensar un joven en esta situación.

Volviendo al anuncio que ofrecía la plaza mencionada, el cual me había merecido un comentario en tertulia familiar, tuvo repercusiones.  Un par de semanas después de su aparición en prensa, posiblemente el tiempo que demoró la colegiada discusión para tomar la decisión de ventilar abiertamente el disgusto generado y su redacción en tono mesurado, como corresponde, el colegio profesional salió en defensa de su dignidad gremial y publicó un comunicado solicitándole al gobierno, bueno, más concretamente, a la dependencia con la plaza vacante, que ofrezca salarios que vayan en concordancia con la formación profesional exigida como requisito para ocuparla.

No sé si se presentaron candidatos.  Muchos o pocos.  Posiblemente al momento que escribo estas líneas, la plaza ya este ocupada.  Posiblemente por un universitario recién egresado, residente en el municipio, buscando escribir las primeras líneas en su hoja de vida.  Además, la colegiatura profesional viene con bono salarial que algo ayuda. Y ya se quiere casar y la novia trabaja como receptora en la agencia bancaria de a la vuelta, ganando menos.

Nunca es tarde para estudiar inglés.

Ahorrando fondos públicos

Alfonso Muralles No Comments

¿Cuándo se justifica?
Las entidades estatales y para-estatales, en principio, no deben tener dinero ahorrado. Si reciben asignaciones presupuestales del estado o tienen asegurada fuente financiera asignada por ley, los fondos los reciben para cumplir con un servicio público o con una función específica.
Veamos, por ejemplo, el IRTRA y el INTECAP reciben por ley un porcentaje del total de todas las planillas que paga todo empleador privado que reúne los requisitos para estar obligado a inscribir en el seguro social a sus trabajadores, perdón, sus colaboradores. Son fondos que religiosamente reciben y recibirán para cumplir con la recreación y capacitación que favorece el incremento de la productividad.
Se justifica un ahorro cuando éste forma parte de una planificada inversión. Otro gran centro recreativo, como el de San Martín Zapotitlán, por ejemplo, ubicado en algún sector del país que sea propicio. Cumpliendo su misión de atender el ocio del sector privado, puede convertir su entorno en otro polo de desarrollo generado, para comenzar, por sus tres mil y pico de empleos directos. Un ahorro justificado. Bien intencionado.
En tiempos de flacas ejecuciones, ante la desincentiva y deprimente tasa de cambio, ante las dudas que provocan temas legislativos, la capacidad de decidir, dirigir y operativizar una inversión, basada en exitosa experiencia, con la confianza ganada,  con la decisión de hacerlo en manos de empresarios, que tienen el IRTRA y el INTECAP, proceder a invertir los ahorros es urgente.
El IGSS tiene obligado, más que justificado, colocar en la banca, buscando rendimientos de largo plazo, los fondos que recauda para el pago futuro de pensiones. Esto no es un ahorro. Es una deuda.
¿Qué otras instituciones del estado tienen ahorros, menos justificados?