Otro Beato chapín – Oportuno momento para reflexionar

Otro Beato chapín – Oportuno momento para reflexionar

Alfonso Muralles 2 comments
Turismo

Esta semana que inicia, concluirá con un evento que no pudo haber llegado en mejor momento. Un evento que induce a la reconciliación fundamentada en la comprensión y conocimiento de la historia.

El 23 de septiembre de 2017 será beatificado el Padre Stanley Rother quien ejerciera su ministerio pastoral en Santiago Atitlán y fuera asesinado en la Rectoría de la Parroquia el 28 de julio de 1981. Se convierte en el primer Mártir nacido en los Estados Unidos. El era originario de Okarche, Oklahoma y su beatificación será celebrada en la sede de la Arquidiócesis de Oklahoma.

El martirio del Padre Rother fue provocado por su entrega a la defensa de la población tzutuhil cuando el enfrentamiento armado escaló a principios de la década de 1980.

El Padre Rother, Padre Aplas en Tzutuhil, dejó en la Parroquia de Santiago Atitlán varios símbolos que han ido desapareciendo poco a poco. Hechos con las maravillosas manos de los artesanos de la madera, el púlpito tenia en relieve una Biblia sostenida por un ángel y un quetzal. La silla principal tenia un Dios del Maiz. En el Altar Mayor queda el relieve de una escena local que incluye a Maximón. Muestras del respeto del Padre Rother por la cosmovisión Maya y su espíritu inclusivo.

Esa actitud la llevó a los hechos al abrir el templo como santuario protector de familias enteras que escapaban de la violencia.

Como al Santo Hermano Pedro, nacido en España, le consideramos guatemalteco por la manifestación de su obra en Guatemala; como la quetzalteca Beata Encarnación Rosal es venerada como colombiana, de la misma manera el futuro Beato Stanley es tzutuhil. Es maya. Es guatemalteco.

2 Comments

Belia de Contreras

septiembre 26, 2017 at 12:55 pm

Me gusto mucho leer esta publicación. Creo que nuestra memoria histórica es muy corta y “muy olvidadiza” y esta historia de un extrajero que dedicó su vida a la población tzutuhil en Atitlán y que además la ofrendó, debe de ser difundida como parte de un llamado a la tolerancia y la inclusión. Como bien usted indica la historia no pudo ser publicada en mejor oportunidad en Guatemala. Gracias por compartirla.

 Reply

    Alfonso Muralles

    septiembre 26, 2017 at 3:46 pm

    Gracias Belia. En efecto, padecemos de corta memoria historica y nos falta valorar a esos heroes anonimos que dieron su vida por nuestro pais.

     Reply

Leave a Reply