GUATEMALA. UNA HISTORIA CON CAPITULOS A MEDIAS (1/2)

GUATEMALA. UNA HISTORIA CON CAPITULOS A MEDIAS (1/2)

Alfonso Muralles No Comment
Política

A partir de una historia que se escribió como «Real y Verdadera» hace casi 500 años, somos el país de las múltiples e incómodas verdades. Somos el país de los capítulos de historia sin concluir. Sin cerrar. Como viejas heridas que no cicatrizan y poco necesitan para abrirse de nuevo. Y si ello sucede con etapas históricas de las que ya nos separan siglos, ¿qué podemos hacer para contener la sangre, el dolor y el enojo que provocan los capítulos más recientes?

“1944/1954”, primavera solamente para unos

Para poder avanzar es indispensable cerrar el capítulo «1944/1954».  Si sesenta y cinco años después no se cierra es porque la verdad sigue siendo una para unos y otra para otros. A pesar de la desclasificación de documentos por parte del gobierno de los Estados Unidos. A pesar de que no sé requiere de muy profundo análisis científico-económico para descartar que el programa de gobierno de Juan Jacobo Árbenz fuera comunista. En Guatemala sobreviven muletillas de propaganda anti-arbencistas (convertidas después en antisubversivas) influidas e inducidas por la concepción política bipolar del macartismo, influencia largamente superada por otros países que también la sufrieron.

Podemos inferir que esa falta de voluntad, porque sabemos que no es por incapacidad, para pasar la página tiene que ver con la vigencia de ciertas condiciones y presencia de ciertos actores, generaciones más tarde, que perpetúan contradicciones. No se ha hecho un esfuerzo serio para lograr que la sociedad cierre ese capítulo histórico reconociéndolo como historia vibrante que marca lo que siguió y sigue; esfuerzo que permita abordarlo sin ambages, extrayendo de ese período importantísimas lecciones que sólo podremos dimensionar y aprovechar plenamente cuando logremos verlas hacia atrás, juntos, todos.

No sé trató de un encuentro deportivo que se debe desempatar, ni el 13 de noviembre de 1960 se iniciaron tiempos extras para definir ganador. Cerremos ya el capítulo «1944/1954». No es colocarlo en el olvido pues regresaremos a él para aprender. Tampoco es claudicar, ni para unos ni para otros. Los mismos problemas siguen, algunos se profundizan y surgen nuevos. Éstos los podremos encarar mejor hoy, si lo hacemos partiendo de un análisis histórico modelo 1996 que si lo hacemos con uno modelo 1954.

Seguir leyendo: Parte 2 – «1960/1996», capítulo que todavía nos enfrenta y final

Leave a Reply